cabeza
MENSAJES

PALABRAS DEL RECTOR DE LA UNAM, JOSÉ NARRO ROBLES,
EN EL RECONOCIMIENTO A ESTUDIANTES DESTACADOS



Ciudad Universitaria
Agosto 30 de 2011




Buenas tardes tengan todas y todos ustedes. Muchas ceremonias son muy emocionantes, muy emotivas; ésta no es la excepción, ésta tiene características que son muy propias.

Quiero saludar a quienes nos hacen el favor de acompañar en esta oportunidad, por supuesto a quienes están presidiendo esta ceremonia. Sin duda alguna, a las señoras y a los señores directores de la inmensa mayoría de nuestras facultades, escuelas, planteles de la Universidad.

No paso lista, pero me doy cuenta, y la gran, gran mayoría, más de una treintena de nuestros directores, tendríamos que contabilizar 37 entre los planteles del bachillerato, 39 si contamos las dos direcciones generales, si contamos la ENES León, si contamos nuestras 22 facultades y escuelas, y son ustedes más de 30, y como es el caso, siempre les digo a ustedes, lo saben, a mí me da mucho gusto que nos acompañen en las ceremonias, pero hoy me da particularmente gusto porque son sus mejores estudiantes, sus mejores alumnos, nuestros mejores alumnos, y quiero decirles que me detengo saludando a mis colegas, los directores, porque ellos son sus mejores profesores, ellos son sus mejores aliados en esta etapa de su vida académica, y realmente por eso celebro que muchos de nuestros mejores maestros estén con muchos de nuestros mejores estudiantes.

Qué bueno, además, que estén con nosotros padres de familia; qué bueno que tengamos aquí a universitarias y universitarios destacados que, además, tienen a sus hijos en la Universidad Nacional Autónoma de México; qué bueno que estén con nosotros quienes por primera vez se acercan a la Universidad, y qué bueno, les digo a los padres, a las madres de familia, a los familiares de ustedes, qué bueno que estén con nosotros, porque tenemos que hacer la mejor de las alianzas posibles para fortalecer la formación de ustedes.

Hace apenas unos minutos, menos de un par de horas, hablaba con dos de los directores aquí presentes de lo que significa para el país, hoy en día —los señores directores de la Facultad de Contaduría, la Facultad de Estudios Superiores de Iztacala—, lo que significa establecer alianzas, y hoy aquí estamos simbólicamente, entre los estudiantes, los profesores, quienes tenemos alguna responsabilidad y, de manera muy importante, los familiares de nuestros alumnos, sellando esta alianza. Qué bueno, pues, que estamos en una ceremonia de este tipo.

A mí me da muchísimo gusto hablar con jóvenes alumnos, con estudiantes, y cuando se trata de una muestra de lo mejor que tenemos en nuestras facultades, escuelas y planteles, pues me da todavía más, mucho más gusto.

Aquí está Guillermo, por ejemplo. Guillermo nos acompañó el día 15 de agosto en la ceremonia de inauguración. Él es una persona muy modesta, sencilla, no le gusta presumir, no anda diciendo que sacó 127 de 128 aciertos, pero a mí me gusta subrayarlo, subrayar siempre la presencia de gente destacada, y todos son destacados, todos ustedes lo son, cada quien en su facultad, en su escuela, en su sitio donde van, en su plantel, donde van a desarrollar su tarea.

Y esta ceremonia tiene varios significados, todos ustedes están empezando un nuevo ciclo escolar. Aquí hay estudiantes que ya cursaron con nosotros, digamos, por ejemplo, el bachillerato.

Elui presumía de ser del Colegio de Ciencias y Humanidades, egresado, a él no gusta que lo andemos diciendo, pero a mí sí, sacó 10 de promedio en su bachillerato. A quienes nos hacen el favor de acompañar aquí, por supuesto a Anayeli, que está en la Facultad de Química, una de las 22 mejores escuelas que tenemos en la Universidad, para que no se sientan los directores de las otras 21, pero Anayeli seguramente podía haber ido a estudiar a otro sitio, pero escoge a la Universidad, y la escoge, dice ella, porque es la mejor, e inicia este ciclo escolar.

O Brenda y Carlos Andrés, que en sus mensajes nos dejan sentir mucho de lo que los jóvenes piensan. Brenda es tan joven que confiesa su edad sin ningún rubor, tiene 15 años; a Carlos Andrés no le pregunté, pero debe tener 16, 15, también 15 años, y aquí hay una chiquita a la que pregunté su edad y tiene 14.

Entonces, son ustedes jóvenes estudiantes de nuestro bachillerato y que tienen una percepción muy clara de lo que nos está pasando en el país, de sus anhelos, de sus inquietudes, de sus deseos, de cómo cumplen al mismo tiempo uno de sus objetivos.

Son ustedes no sólo nuevos alumnos, son ustedes parte de los mejores estudiantes y llegan a la mejor universidad que tiene este país; a una, sin duda, de las mejores del mundo latinoamericano, hispanoamericano, iberoamericano, a una de las mejores universidades del mundo.

Uno tiene que preguntarse por qué es ésta tan buena universidad, y lo es, es muy sencillo, no quiero parecer soberbio ni mucho menos, lo es porque cuando uno conjuga la tradición, la trayectoria, la historia, la biografía institucional con buenos profesores, como lo están aquí representados en nuestros directores; con buenos alumnos, como son ustedes, jóvenes estudiantes, con buenas instalaciones, con buenos programas de estudio, con buenos laboratorios, bibliotecas, talleres, pues es relativamente fácil hacer de una institución como ésta, una gran institución.

Y en los cuatro mensajes, cada uno con sus condiciones y características, pero hay un reconocimiento a la calidad de esta institución, y tienen entonces ustedes razón, y la tiene el secretario General cuando expresamos el orgullo, cuando decimos que nos da mucho gusto tenerlos como parte de nuestra comunidad, cuando decimos a los padres de familia que compartimos la responsabilidad, que ustedes nos tienen que ayudar, y cuando juntos podemos decir, entre todos, que éste, el nuestro, México, nuestro México, con sus problemas indiscutibles, es un país que va a salir adelante porque tiene instituciones como la UNAM, porque tiene gente como la que hoy se ha dado un punto de reunión en este sitio.

Quiero concluir diciendo dos cosas: de una parte invitándoles a que, efectivamente, aprovechen al máximo la oportunidad que su familia, que su país, que la UNAM les brinda. Aquí hay muchísimas posibilidades, aquí se puede uno formar integralmente, aquí se puede practicar un deporte, aquí se puede tener una tarea de representación de los propios estudiantes, aquí se puede escuchar a un gran profesor de México o del extranjero dictando una conferencia magistral, aquí se puede ir al cine, al teatro a una de las mejores salas de música a escuchar un concierto.

Aquí se puede ir a una de nuestras casi 150 bibliotecas, aquí se puede visitar uno de los 20 ó más museos que tenemos. Aquí, en esta universidad, se forjan amistades, amores, cariños y aquí, como siempre digo a los estudiantes de nuevo ingreso, y a ustedes les consta, no es fácil ingresar.

Carlos Andrés nos recordaba que muchos estudiantes se quedaron, algunos por no tener el número mínimo indispensable de aciertos porque recibieron una formación que no fue la adecuada, porque sin duda deben haber tenido problemas sociales, económicos, familiares, pero ustedes, ustedes vencieron muchísimos de los asuntos y problemas y por eso lograron ingresar a la Universidad, no sin dificultad, no sin esfuerzo.

Ustedes están aquí por mérito, por mérito propio, por el esfuerzo y el apoyo de su familia, pero por el trabajo de todos y cada uno de ustedes.

Felicidades por eso, muchas, muchas felicidades, tienen que sentirse ustedes orgullosos, pero tienen una responsabilidad y varios de los compañeros de ustedes, que hablaron, lo señalaban, tienen ustedes la responsabilidad de seguir haciendo grande a esta institución en el futuro, y ése es mi segundo y último comentario, en el futuro cercano, y el tiempo pasa, vuela, a ustedes les va a tocar muchas de las responsabilidades en la vida académica, en la vida intelectual, en la vida política, en la vida productiva de este país, y véanlo así, piénsenlo así, tienen ustedes todo por delante.

El futuro es de ustedes; quienes tenemos responsabilidades en la Universidad, quienes somos profesores o cumplimos una tarea transitoria de dirección en la Universidad, tenemos un compromiso con ustedes y con su familia, pero sobre todo con nuestro país.

Bienvenidos a esta gran universidad. Mucho éxito en su tarea y ayuden a hacer cada vez más grande a esta maravillosa Universidad Nacional Autónoma de México, ojalá así sea.







"Por mi raza hablará el espíritu"

-o0o-




Hecho en México, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), todos los derechos reservados 2009 - 2011. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución. Crédito